36.6 C
Torreón
martes, mayo 28, 2024
Ver Más

    Huelga automotriz en EU apunta a crecer y pega a autopartistas en México


    La huelga que comenzaron los trabajadores sindicalizados de las automotrices General Motors, Ford y Stellantis en Estados Unidos en tres plantas podría extenderse a todas las manufacturas de dichas marcas en los próximos días, causando daños a la cadena de proveedores en México estimados en alrededor de 1,000 millones de dólares al mes, según señaló Alberto Bustamante, consejero asesor de la industria automotriz en México.

    El impacto económico de la huelga se ha proyectado de diversas formas. La Industria Nacional de Autopartes (INA) estimó inicialmente pérdidas de 76 millones de dólares para México en una semana debido a la interrupción en el envío de partes y componentes a las tres plantas afectadas. Siguiendo un impacto lineal, esto podría traducirse en más de 300 millones de dólares en pérdidas en un mes.

    Sin embargo, Alberto Bustamante advirtió que si la huelga se expande más allá de las tres plantas iniciales, el impacto en México podría triplicarse, llegando a 1,000 millones de dólares mensuales.

    La huelga, que comenzó el viernes, involucra a trabajadores del sindicato United Auto Workers (UAW) en tres plantas: una de General Motors en Wentzville (Misuri), una de Stellantis en Toledo (Ohio) y una filial de Ford en Wayne (Michigan). Hasta ahora, alrededor de 12,700 trabajadores están en huelga, pero el conflicto podría ampliarse si las empresas no mejoran sus propuestas salariales, según advirtió Shawn Fain, presidente del UAW.

    El UAW está demandando un aumento salarial del 40%, argumentando que es similar al incremento que han tenido los directivos de las empresas fabricantes. Políticos, incluyendo al presidente Joe Biden, han expresado su solidaridad con las demandas de los trabajadores.

    Las empresas en conflicto sostienen que las demandas del UAW no son viables, especialmente considerando la competencia que enfrentan de fabricantes de vehículos eléctricos no sindicalizados, como Tesla, y de armadoras chinas con estructuras de costos más competitivas.

    En medio de estas negociaciones, Stellantis ha incrementado su oferta salarial a casi el 21% durante los cuatro años del nuevo convenio colectivo, en comparación con el 14.5% de hace una semana. A pesar de esta mejora, Shawn Fain considera que un aumento del 21% aún no es suficiente. GM y Ford ofrecen un incremento salarial total del 20%.

    México es un importante proveedor de partes y componentes de vehículos para Estados Unidos, y en 2022, el valor de las exportaciones mexicanas de autopartes a Estados Unidos alcanzó un récord de 71,384 millones de dólares, representando aproximadamente el 43% de todas las importaciones estadounidenses en ese sector.

    Si las negociaciones no llegan a un acuerdo, las armadoras podrían considerar la posibilidad de trasladar plantas del sur de Estados Unidos a México o Canadá como una opción para mantener una producción competitiva, según señaló Alberto Bustamante.

    La INA en México ha expresado su preocupación por la interrupción en las líneas de producción y ha llamado a un pronto diálogo para resolver la situación. El sector de autopartes mexicano espera que las partes involucradas lleguen a un acuerdo satisfactorio lo más rápido posible. La huelga ha afectado las exportaciones mexicanas de autopartes a Estados Unidos, reduciéndolas en un 0.1% en solo una semana en comparación con 2022

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    Articulos Relacionados