29 C
Torreón
lunes, junio 17, 2024
Ver Más

    Telescopio James Webb Descubre Metano y Dióxido de Carbono en Atmósfera del Exoplaneta K2-18 b


    El exoplaneta K2-18 b, ubicado a 120 años luz de la Tierra y en la zona de habitabilidad de su estrella, ha revelado la presencia de moléculas portadoras de carbono en su atmósfera, incluyendo metano y dióxido de carbono, según el análisis de datos proporcionados por el telescopio espacial James Webb.

    Observaciones previas realizadas con el telescopio Hubble habían sugerido que K2-18 b podría ser un exoplaneta de tipo Hycean, con el potencial de tener una atmósfera rica en hidrógeno y una superficie cubierta de océanos de agua.

    K2-18 b orbita alrededor de una fría estrella enana llamada K2-18, ubicada en la constelación de Leo. Este tipo de exoplanetas, que tienen tamaños que se encuentran entre los de la Tierra y Neptuno, son bastante distintos a los planetas en nuestro propio Sistema Solar.

    La falta de equivalentes cercanos en nuestro Sistema Solar hace que estos exoplanetas sean poco conocidos, y la naturaleza de sus atmósferas es objeto de un activo debate entre astrónomos, señaló la Agencia Espacial Europea (ESA).

    Lo más intrigante es que se ha sugerido que K2-18 b podría ser un exoplaneta de tipo Hycean, y algunos astrónomos creen que estos mundos podrían ser prometedores para la búsqueda de pruebas de vida.

    Nikku Madhusudhan, de la Universidad de Cambridge, explicó: «Nuestros hallazgos subrayan la importancia de considerar diversos entornos habitables en la búsqueda de vida en otros lugares. Tradicionalmente, la búsqueda de vida en exoplanetas se ha centrado principalmente en planetas rocosos más pequeños, pero los mundos Hyceanos más grandes son mucho más propicios para las observaciones atmosféricas.»

    La presencia de metano y dióxido de carbono, junto con la escasez de amoniaco, respalda la hipótesis de que podría haber un océano bajo una atmósfera rica en hidrógeno en este lejano planeta.

    Las primeras observaciones del telescopio James Webb también permitieron detectar una molécula llamada dimetil sulfuro (DMS). La mayor parte del DMS presente en la atmósfera terrestre proviene del fitoplancton marino. Sin embargo, la inferencia de DMS en K2-18 b es menos sólida y requiere una mayor validación.

    Las próximas observaciones del telescopio James Webb proporcionarán más información sobre las condiciones ambientales y la atmósfera de este exoplaneta, arrojando luz sobre su habitabilidad y su potencial para albergar vida

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    Articulos Relacionados